SINTOMAS "RAROS"

 Mucho cuidado cuando preparamos el baño para un niño o cualquier otra persona ya que, debido a la alteración que sufrimos en nuestra temperatura corporal y por nuestra sensibilidad al frío y al calor, si comprobamos la temperatura del agua con nuestra mano o cualquier otra parte de nuestro cuerpo puede ocurrir que lo que para nosotr@s es una temperatura ideal para los demás sea demasiado caliente o fría... lo mejor es utilizar el termómetro de baño para estar segur@s...

Cuando me estoy duchando suelo "quemarme" las manos al lavarme el pelo, y sin embargo esa misma agua la noto fría cuando corre por mi cuerpo, y vuelvo a notarla caliente al llegar a mis pies...

No podemos sentir la misma sensación de calor en todas las partes del cuerpo, es cómo si cada una actuara por su cuenta... en casa llevo poca ropa pero me tengo que poner guantes sobretodo en la mano derecha que maneja el ratón, manga corta y sin embargo necesito poner el brasero bajo de la mesa para que me mantenga los pies calientes... hasta en verano tengo que ponerme calcetines aunque esté sudando por el resto del cuerpo...


Quiero comentaros otros síntomas "raros" de los que tenemos...

-Sobre todo cuando llevo manga corta, me ocurre muchas veces que siento como si un insecto se paseara por mi piel... a veces le he dado con la mano y sin mirar pensando que se trataba de una hormiga o algo parecido, pero al ver que al rato lo volvía a sentir me fijaba bien y me daba cuenta que yo sentía el insecto desplazarse en mi brazo y sin embargo allí no había nada...

- Cuando aprieto para sacar el vello enquistado, ya sea en las piernas, brazos...etc, resulta que no noto nada y sin embargo me da un pinchazo terrible en la zona del pecho o en otra parte completamente alejada de la zona que estoy tocando... Se lo comenté a mi médico y me dijo que eso ocurría por las conexiones nerviosas que teníamos alteradas y por eso el dolor no lo sentía en el mismo lugar en el que se producía...

Seguiré compartiendo las rarezas de estas enfermedades...
Un besazooooooo




Hoy quiero comentar sobre las alteraciones que padecemos en los sentidos, concretamente en la vista y el oído…

Ya sabemos que se produce una pérdida de visión y de audición en distintos momentos del día… hay momentos en los que necesitamos gafas para leer y otros no, a veces no oímos las cosas y otras veces nos molestan todos los sonidos pues los percibimos demasiado fuertes…

A todo esto, yo voy a añadir otros síntomas relacionados con nuestras enfermedades de Sensibilización Central y que dependen del grado e intensidad que padezcamos así como del grado de estrés físico o emocional de cada momento del día:

Síntomas auditivos: es frecuente (hablo de mi experiencia, por supuesto) oír palabras que nadie ha dicho… por ejemplo estar sola en casa y escuchar claramente una palabra (no se trata de fenómenos paranormales), o que te digan una frase y entender claramente algo totalmente distinto… y al preguntar de nuevo escuchemos la frase que en realidad nos habían dicho…

Síntomas visuales: (sigo hablando de mi experiencia) ver una imagen de una persona o animal, por ejemplo, en lugares donde no hay nadie… leer una palabra distinta a la que hay escrita y ver claramente esa palabra que no existe… pero si volvemos a mirar la palabra o el lugar nos damos cuenta que lo que hay escrito es distinto, y lo que nos parecía una persona o animal en realidad es una planta o un mueble….

Estos trastornos tienen su explicación y no debemos de asustarnos o pensar que hay fantasmas junto a nosotr@s y mucho menos pensar que nos estamos volviendo loc@s...

Lo que ocurre es que todo el mundo ve y oye por el cerebro, los ojos y los oídos lo único que hacen es transmitir la información y el cerebro se encarga de interpretarla…

Como nuestro cerebro está alterado por nuestras patologías, ocurre que cuando le llega la información él nos muestra algo “parecido” y es lo que nosotros en realidad vemos y escuchamos… por ejemplo al leer una palabra el cerebro busca en su memoria y nos presenta la primera palabra más o menos parecida o relacionada con lo que hay escrito, pero si nos detenemos un poco más entonces el cerebro se da cuenta de que es un error y nos muestra la palabra verdadera… lo mismo ocurre con las imágenes y con lo que nos dicen, incluso un ruido el cerebro lo puede interpretar como una palabra; cuanto más estrés y deterioro tengamos, más es la probabilidad de tener esta especie de alucinaciones…

Por eso si nos asustamos cuando nos pase, es más fácil que nos siga pasando, mientras que si le damos la misma importancia que al resto de los síntomas dejaremos de vernos como “casos raros” aunque lo seamos…jajaja

Un besazooooooo

Chary

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada