miércoles, 11 de enero de 2012

El Ayuntamiento controlará el nivel de emisiones de las antenas de telefonía

Crevillent

La nueva ordenanza incorpora la obligatoriedad de monitorizar las instalaciones para medir su potencia en tiempo real y publicarlo en una web



Una vista de la calle Colón de Crevillent. información

JOSÉ A. MAS El Ayuntamiento de Crevillent está trabajando el borrador de la nueva ordenanza reguladora de la instalación y funcionamiento de infraestructuras radioeléctricas tras examinar todas las alegaciones presentadas al texto inicial que se aprobó el pasado mes de mayo.

Una de las novedades más importantes que se han incluido en la ordenanza, a propuesta de alegaciones vecinales y del propio equipo de gobierno, según indicaron desde el Ayuntamiento, ha sido que todas las antenas deberán contar con una monitorización continua para medir su potencia. Además, los resultados de las mediciones serán publicados en la web municipal en tiempo real. No obstante, hasta que la monitorización continua entre en funcionamiento, el Ayuntamiento comprobará dos veces al año las emisiones.

El borrador del texto refundido de la ordenanza reguladora de la instalación y funcionamiento de infraestructuras radioeléctricas también contempla una limitación de la potencia a 0,1 microW/cm2, para mayor protección de la salud de los ciudadanos, así como un control de las emisiones.

Asimismo, se prevé la realización de un Plan Técnico de Implantación (PTI), que detallará las instalaciones actuales y las previsiones futuras. Así, las empresas interesadas en la colocación de nuevas instalaciones deberán solicitar licencia de obras y comunicar con un mes de antelación la puesta en funcionamiento de la instalación.

El texto refundido no contempla la necesidad de presentar licencia ambiental, puesto que la actividad de telecomunicaciones no figura entre las incluidas en el catálogo que previenen las leyes. En el aspecto de las sanciones, el Consistorio crevillentino aplicará lo previsto en la legislación vigente.

Tras la aprobación de la ordenanza, las instalaciones existentes tienen un plazo variable de uno a tres años para adaptarse a la normativa municipal. Esta incluye, además, el fomento de la participación de los vecinos.

A la ordenanza inicial, presentaron alegaciones la Asociación de Vecinos "Penyeta Reona", la Colla Ecologista-Cultural "El Campanà", Vodafone España SAU y el grupo municipal del Partido Popular.

El segundo teniente de alcalde, Manuel Moya, explicó que "ha sido un proceso largo y laborioso, que ha ralentizado el trámite, pero que era necesario para un correcto tratamiento del expediente y, sobre todo, para la refundición de la ordenanza que facilita la labor de estudio y posicionamiento de los vecinos, así como de los grupos políticos del Ayuntamiento".

En este sentido, Manuel Moya indicó que, "tras las fiestas navideñas, a mitad del mes de enero habrá una nueva reunión de la comisión informativa sobre esta ordenanza para dictaminar y elevar al pleno la propuesta definitiva".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada