martes, 5 de febrero de 2013

La intoxicación por mercurio afecta ya a una vecina de San Juan de Nieva



05.02.13 - 00:36 - JESÚS GONZÁLEZ | AVILÉS.


El diputado Gaspar Llamazares reclama una «reacción de las instituciones ante un accidente que ya tiene dimensión europea»
Izquierda Unida desvela un caso con el nivel por encima del límite legal en la población residente en el entorno de AZS



Edificios en la localidad de San Juan de Nieva, entre
las instalaciones portuarias y la zona industrial del
entorno de Asturiana de Zinc, al fondo. MARIETA

La intoxicación por mercurio trasciende ya los límites de las instalaciones de la factoría de Asturiana de Zinc (AZSA) en San Juan de Nieva. Una vecina de dicho núcleo de población, anexo a la fábrica, se ha visto intoxicada por mercurio con una presencia de este metal pesado superior al límite legal de 15 microgramos por litro de sangre.


El diputado de Izquierda Unida en el Congreso, Gaspar Llamazares, fue quien desveló ayer la detección «en un centro de salud de este caso en población» que no está relacionada con los trabajos en los que supuestamente se originó el accidente a finales del pasado mes de noviembre. Aunque «leve», puntualizó el parlamentario, el hecho de que la mujer presente una intoxicación similar a la de los trabajadores de AZSA a los que se ha detectado un nivel de mercurio por encima de lo legal, hace pensar que «el foco emisor» del mercurio «todavía no está controlado».


Contrata de AZSA


«Lo que parece claro es que no sólo se han contaminado los trabajadores de una contrata de AZSA, sino que el problema también ha llegado a la localidad más próxima», indicó Llamazares, quien ante esta situación echa en falta «políticas más claras» para abordar el problema.


Fuentes de la consejería de Sanidad del Principado confirmaron horas después a este diario que «tenemos conocimiento del caso de una mujer con intoxicación leve por mercurio». A la vista del hallazgo, indican desde el Gobierno asturiano, «hemos puesto a su disposición toda la atención sanitaria que precise».


Sin embargo, para Gaspar Llamazares el constante goteo de nuevos casos, y la extensión a la población más próxima de la intoxicación de mercurio, hace necesario «una reacción de las instituciones».


En esa línea, el parlamentario ha registrado una nueva batería de preguntas en el Congreso con el fin de que el Gobierno central clarifique diversas cuestiones con respecto a la actuación de las Administraciones y las empresas afectadas en «un accidente que ya tiene dimensión europea» al ser «la intoxicación laboral por mercurio más grave de los últimos años en España».


Llamazares fue ayer muy crítico con la actitud mostrada por las autoridades sanitarias, tanto estatales como asturianas, que dos meses después de que se detectaran los primeros casos no han sabido «funcionar de manera adecuada» y presentar «informes claros para aislar el foco de la intoxicación para que esto no vuelva a ocurrir». Así pues, el diputado reclamó «más diligencia a las autoridades públicas y más transparencia a la empresa» origen de la intoxicación.


Pero no fue esa «opacidad» de Asturiana de Zinc el único aspecto criticable para Llamazares, quien aludió al comunicado que, en nombre del comité de empresa de AZSA, se publicó en forma de inserción publicitaria para lamentar la abundancia de informaciones periodísticas publicadas en torno al caso y ensalzar la trayectoria empresarial de la filial asturiana de Xstrata. El «libelo publicado por boca de su comité de empresa» -del mismo se desmarcaron todos las centrales salvo el mayoritario Sindicato de Trabajadores de Asturiana de ZInc (SITAZ)-, «acusaba a quienes denunciamos este caso de actuar por intereses espurios.


Eso «es inaceptable, toda vez que los diputados y la Comisión de Sanidad del Congreso simplemente hacen su trabajo sin que les intente amordazar ninguna empresa, por muy importante que sea», concluyó.


Fuente: http://www.elcomercio.es/v/20130205/aviles/intoxicacion-mercurio-afecta-vecina-20130205.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada