miércoles, 8 de febrero de 2012

LA UNIÓN EUROPEA RECONOCE LA PRESENCIA DE SUSTANCIAS FARMÁCÉUTICAS EN EL AGUA...


LA UNIÓN EUROPEA RECONOCE LA PRESENCIA DE SUSTANCIAS FARMÁCÉUTICAS EN EL AGUA de sus ríos, lagos y costas y propone “vigilarlas” y “controlarlas” a los “límites propuestos”





(Niños indios jugando en el contaminado río Ganges)

LA NOTICIA
LA CE PIDE EXTENDER A VARIOS FÁRMACOS LA LISTA DE QUÍMICOS CUYA PRESENCIA ES PELIGROSA EN AGUAS DE RÍO


Bruselas, 31 ene. (Europa Press)
La Comisión Europea ha propuesto este martes extender la lista de químicos que son vigilados y cuya presencia en aguas de ríos, lagos y aguas costeras comunitarias se somete a control porquepuede ser peligrosa, con el objetivo de incluir quince nuevas sustancias, entre ellas, por primera vez, varios productos farmacéuticos. Bruselas advierte de que no cuestiona el valor médico de los fármacos señalados, pero cree necesario vigilar suincidencia en el medio ambiente, atendiendo a informes científicos recientes.


En concreto, el Ejecutivo comunitario pide añadir al listado sustancias fitofarmacéuticas (aclonifén, bifenox, cipermetrina, dicofol, heptacloro y quinoxifeno), biocidas (cibutrina, diclorvós y terbutrina), industriales (ácido perfluorooctanosulfónico --PFOS-- y hexabromociclododecano --HBCDD--), derivados de la combustión(dioxina y policlorobifenilos (PCB) similares a las dioxinas), y farmacéuticas (17 alfa-etinilestradiol --EE2--, 17 beta-estradiol --E2-- y diclofenaco).


Lo que defiende Bruselas al proponer que se incluyan estas sustancias en el listado es que se obligue a la desaparición progresiva de los vertidos de estos productos en un plazo de veinte años.


"La contaminación del agua es una de las preocupaciones más frecuentes de los ciudadanos europeos. Las quince sustancias químicas adicionales deben ser vigiladas y controladas para asegurar que no plantean ningún riesgo para el medio ambiente o la salud pública", ha declarado en un comunicado el comisario de Medio Ambiente, Janez Potocnik.


Sobre la inclusión por primera vez de sustancias farmacéuticas, Bruselas quiere dejar claro que "no se cuestiona el valor médico" de los productos señalados, sino que se pretende "abordar los posibles efectos perjudiciales" de su presencia en el agua.


Las concentraciones superiores a los límites propuestos pueden afectar a la salud de los peces, por ejemplo al reducir su capacidad de reproducirse con éxito, además de dañar a otros organismos vivos, según dice la Comisión en un comunicado, en el que admiteque su "conciencia de la incidencia de las sustancias farmacéuticas en el medio ambiente ha aumentado considerablemente en los últimos años".


Fuente: Europa Press (31/01/2012)

LA REFLEXIÓN: SOBRE LA REALIDAD DE ESTE TIPO DE NOTICIAS



Una noticia que en principio podía ser buena (Bruselas oficialmente comenta que está al tanto de que hay sustancias farmacéuticas –entre otras—que están contaminando las aguas), y en qué poco queda cuando se lee atentamente, se analiza "lo que está ahí pero no se dice" y desbrozamos el posible grano de la mucha paja.

Con qué cuidado léxico se difunde este tipo de noticias. Una institución, que se supone grande y poderosa como para no dejarse influir ni presionar, que se supone que vela por sus ciudadanos y que tiene el poder de cambiar las cosas frente a cualquier interés económico y status quo de industrias como la farmacéutica, ni tan siquiera hace valer el "principio de precaución", que en estos casos ya no es tal: la incidencia negativa en la salud de los seres vivos, de las sustancias sintéticas vertidas sobre el medio ambiente, está más que probada. Sin embargo, de cara a contentar al ciudadano se sigue con la táctica de dar largas o posponiendo una y otra vez lo que debería ser una actuación urgente, real y contundente.

La salud de todos y la del planeta llevan acusando desde hace años esta situación. Sin embargo, en el texto se pueden leer frases del tipo: “no cuestiona”, “cree necesario vigilar”, “límites propuestos” (o sea, que las sustancias se están vertiendo fuera de los límites "permitidos"), “en un plazo de veinte años” (¡!).

¿Cómo es que la Unión Europea reconoce que hay “informes científicos recientes” sobre “su incidencia (evitan la palabra ‘negativa’) en el medio ambiente”, pero por otro lado habla de “posibles efectos perjudiciales" en el agua (¿en qué quedamos?) y de “límites propuestos”? (un tóxico es un tóxico, no puede haber límites ni márgenes).

Recordemos, aunque sea por egoísmo personal, que en el “medio ambiente” se encuentran seres vivos, entre ellos peces que luego llegan a nuestra mesa y nosotros ingerimos con mercurio, tóxicos de todo tipo y sí, sustancias farmacéuticas. Además, es el mismo agua (aunque para "depurarla" se le añadan más químicos) la utilizamos para beber, asearnos, hacer la comida, etc. Esto es algo que la Comisión Europea parece haber preferido obviar en la difusión de su noticia. ¿Para evitar que el ciudadano lo relacione en primera persona con un perjuicio personal para su salud y la de los suyos?.

El ser humano sólo es el final de la cadena alimenticia depredatoria de los seres vivos que ha funcionado desde que aparecimos en la tierra. Recordemos las máximas que a lo largo de siglos han perdurado en el subconsciente colectivo de la sapiencia popular, junto a nuestro instinto de supervivencia: “somos lo que comemos” (Hipócrates), “que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina” (Hipócrates), "Lo que tira del carro no es el caballo, sino la avena que come" (dicho popular ruso).

INFORMACIÓN RELACIONADA DE MI ESTRELLA DE MAR
-Guía para elegir tipo y cantidad de pescado a consumir (Gobierno de Aragón y Greenpeace-España, 2004)

-Pescado fluvial, marítimo, de piscifactoria y ecológico: clasificación según nivel de químicos, partes más tóxicas, empresas ecológicas CON descuento

-Pescado no ecológico

INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA
-El mercurio y sus riesgos. El mercurio, un metal pesado que se acumula a lo largo de la cadena alimentaria, alcanza niveles máximos en pescados. Martha Catalina Rodríguez Montoya. Observatorio de la Seguridad Alimentaria. Universidad Autónoma de Barcelona (Consumer Eroski. 18/12/2003)

-El mercurio en sangre de los españoles es entre 6 y 10 veces superior a la alemanes y estadounidenses, según estudio (Ecoticias. 14/04/11)

-Este pez tiene mercurio (y usted): la contaminación del pescado cuestiona la recomendación de consumo regular. Compuestos cotidianos afectan al desarrollo cognitivo o al sistema reproductor (El País. 19/12/10). Nota: intervención del Dr. Nicolás Olea.

-¿Podemos fiarnos de lo que comemos? (El Escarabajo Verde. 24/03/11. clip avance. 04:05). Nota: intervención, entre otros expertos, del Dr. Nicolás Olea, investigador de la Universidad de Granada y pionero en los estudios dedicados a descubrir la presencia de contaminantes en el organismo.

-No había oro en el siluro del Ebro: los rumanos que iban a exportar el pez se arruinan al vetar Cataluña la pesca (El País. 10/05/10)

-La OCU recomienda no consumir panga y perca por tener restos de pesticidas y mercurio. (Terra. 4/03/10). Nota: el panga y la perca son pescados de agua dulce.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada