miércoles, 7 de marzo de 2012

Efectos de contaminantes ambientales producen efectos epigenéticos





Un investigador de la Universidad del Estado de Washington (EE.UU.) ha demostrado que una variedad de sustancias tóxicas presentes en el ambiente puede tener efectos negativos no sólo sobre un animal expuesto, sino en las tres próximas generaciones de su descendencia. La secuencia de ADN del animal se mantiene sin cambios, pero los compuestos son responsables de cambiar la forma en que los genes se “encienden y apagan” – el efecto epigenético, estudiado en profundidad por el biólogo molecular Michael Skinner y publicado en el último número de la revista en línea PLoS ONE.

Si bien la investigación antes de Skinner ha demostrado efectos similares de un pesticida y fungicida, este es el primero en mostrar una mayor variedad de sustancias tóxicas – como combustible para aviones, dioxina, plásticos y pesticidas que contienen DEET y permetrina – responsables de la promoción de la enfermedad epigenética entre generaciones.

“No esperábamos en todos ellos efectos transgeneracionales, pero así fue”, dijo Skinner en la página web de tecnología Gizmodo. “Pensé que sería negativo de hidrocarburos, pero fue positivo” . Esto le dice a los investigadores que la capacidad de promover la enfermedad transgeneracional “no es simplemente un aspecto único de un compuesto único”, sino una característica de muchos compuestos del medio ambiente.
Los investigadores probaron una mezcla de pesticidas (DEET repelente de insectos y permetrina), una mezcla de plástico (ftalatos y el bisfenol A), dioxina (TCDD) y una mezcla de hidrocarburos (combustible para aviones, JP8).

El campo abre nuevos caminos en el estudio de cómo se desarrollan las enfermedades. Mientras que los toxicólogos se centran generalmente en animales expuestos a un compuesto, la obra de Skinner demuestra una vez más que las enfermedades también puede provenir de mayores, exposiciones ancestrales que luego son mediadas a través de los cambios epigenéticos en el esperma.

El trabajo también señala el camino para identificar y diagnosticar la exposición a través del uso de marcadores moleculares específicos epigenéticos. “En el futuro podríamos ser capaces de usar estos biomarcadores epigenéticos para determinar su ancestralidad, la exposición personal a temprana edad y para predecir la susceptibilidad a contraer una enfermedad más adelante en la vida”, dijo Skinner.

El estudio fue financiado por el Ejército de EE.UU. para estudiar los contaminantes a los que las tropas puedan estar expuestos. Skinner y sus colegas expusieron a ratas preñadas a cantidades relativamente altas, pero no letal de los compuestos y observaron cambios realizados en tres generaciones de descendientes.

Los investigadores observaron que las hembras alcanzan la pubertad antes, el aumento de las tasas en la decadencia y la muerte de las células de espermatozoides y menor número de folículos ováricos que más tarde se convierten en óvulos. Los estudios futuros pueden utilizar las herramientas moleculares para el análisis de la evaluación de riesgos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada