miércoles, 7 de marzo de 2012

La práctica deportiva protege sobre los metales tóxicos




Publicado: 26/02/2012



Investigadores de la Universidad de Extremadura, en España descubrieron que los atletas que realizan entrenamientos intensos eliminan muchos de los metales tóxicos a través de la orina y gracias a esto están mejor protegidos contra esos residuos maléficos que se acumulan en nuestros cuerpos como resultado de la polución ambiental.

Estamos siendo continuamente expuestos a cantidades mínimas demetales tóxicos como plomo y cadmio al absorber cantidades microscópicas a través de nuestra alimentación y del aire que respiramos; este es el precio que pagamos por vivir en una sociedad industrial pero en este estudio se demuestra que la toxicidad de los metales depende del grado de polución así como el poder del cuerpo para desintoxicarse, es por ello que los extremeños se centraron sobre el tema para saber más sobre este factor importante que influencia en la salud a largo plazo.

Los investigadores españoles querían saber si los atletas eliminaban los metales tóxicos más fácilmente que las personas con un estilo de vida sedentaria;
Los atletas eliminan todo el tipo de minerales útiles tales como el sodio, potasio, magnesio y cálcio a través de su sudor y por la orina por ello tal vez también existan dentro del organismo de los atletas la posibilidad de que eliminen los metales industriales tóxicos.
Los investigadores ensayaron con 21 atletas corredores de media distancia registrando la cantidad de metales tóxicos que ellos eliminaron a través de la orina.


Los investigadores comenzaron por analizar el tungsteno y el wolframio, un elemento encontrado en el filamento en lámpadas eléctricas y en el balón de plumillas esferográficas; el tungsteno sin embargo no es muy tóxico.

El cadmio [Cd] es un metal liberado durante la minería del zinc; es encontrado en tintas y bacterias, pero desde que fue descubierto como tóxico, su uso fue restringido por la legislación recordando; en dosis elevadas son cancerígenas y en dosis bajas pueden causar osteoporosis e insuficiencia renal.

El telurio [Te] se encuentra en componentes electrónicos; suprime el selenio en el cuerpo y así desactiva la protección de las enzimas basadas en el selenio; como resultado aumenta el estrés oxidativo.

El berilio [Ser] es encontrado en algunas partes de automóviles y equipamientos electrónicos; es capaz de causar daños en los pulmones.

Y finalmente el plomo [Pb] es encontrado en la gasolina barata, tintas y baterías; es la causa de toda una lista de efectos tóxicos siendo capaz de causar daños en el corazón, en los vasos sanguíneos, en los riñones, en los órganos genitales y en el sistema inmunológico; además los posibles daños al cerebro también pueden llevar a la demencia de inicio precoz.



Los investigadores compararon la concentración de estos cinco metales en la orina de los atletas comparada a un grupo de control de personas inactivas y expuestas a las mismas condiciones ambientales que los atletas; aquí las personas del grupo de control fueron seleccionadas con base a su peso, sexo y dieta de modo a asemejarse tanto como sea posible a los atletas del grupo experimental.

Los investigadores afirmaron que el estudio fue limitado a un número relativamente pequeño de casos y son necesarios estudios adicionales con muestras de sangre y sudor para confirmar el papel benéfico de la actividad física en el aumento de la excreción de elementos tóxicos; sin embargo sugieren que la actividad física puede proporcionar un efecto positivo de protección contra las enfermedades relacionadas con la acción de metales tóxicos, especialmente para individuos en las grandes ciudades que están más expuestos a la polución.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada