jueves, 19 de enero de 2012

Listado de sustancias y conservadores tóxicos para nuestro cuerpo (1)




Según la legislación española (Real Decreto 1599/1997), un producto cosmético es “toda sustancia o preparado destinado a ser puesto en contacto con las diversas partes superficiales del cuerpo humano (epidermis, sistema piloso y capilar, uñas, labios y órganos genitales externos) o con los dientes y mucosas bucales con el fin exclusivo o principal de limpiarlos, perfumarlos, modificar su aspecto y/o corregir los olores corporales y/o protegerlos y mantenerlos en buen estado”. Esta misma ley prohíbe que estos productos contengan sustancias clasificadas como cancerígenas, mutágenas o tóxicas.



El problema está en que hay algunas sustancias que no están dentro de esta clasificación si se utilizan en cantidades muy pequeñas. Pero teniendo en cuenta que podemos utilizar una media de siete productos de cosmética al día, la cantidad de sustancias químicas que metemos en nuestro cuerpo es acumulativa.


Por eso mismo tenemos que tener en cuenta que la mayoría de productos que utilizamos para nuestra higiene y belleza contienen sustancias perjudiciales para nuestra salud. Por este motivo he decidido recopilar los principales ingredientes que deberíamos eliminar de nuestros productos, y sobre todo, de los de nuestros hijos. Al ser un listado bastante extenso (aunque parezca increíble), he decidido dividirlo en dos post, el primero dedicado sobre todo a los cosméticos de los más pequeños, por ser los más sensibles a cualquier efecto externo.



La Food and Drug Administration (FDA) obliga por ley que todos los productos vengan acompañados por un listado de sus ingredientes con los nombres escritos en forma latina y sus cantidades estarán detalladas en orden descendiente, es decir, las sustancias más utilizadas irán primero y las que menos en último lugar.



Aceites minerales

Se utilizan para mejorar las texturas de cremas, champús, desodorantes, aceites para bebés, dentífricos… y son altamente cancerígenos. Tapan los poros y por lo tanto, bloquean la respiración de las células, además de secar la epidermis. Esto provoca que nuestras defensas se resientan. Se afirma que impiden la eliminación de toxinas, lo que provoca la aparición de irritaciones, acné y envejecimiento prematuro de la piel.

En el listado de ingredientes de los cosméticos podrás reconocerlos como aceite mineral, paraffinum, paraffinum liquidum o petroleum.



Ftalatos

No es la primera vez que hablo de ellos. Son sustancias utilizadas como disolventes y suavizantes en cremas, esmaltes, perfumes, lacas o desodorantes. Además, han sido prohibidos por el Parlamento Europeo en juguetes para menores de 3 años. Pueden provocar daños en los sistemas reproductor y endocrino y provocan un aumento en las posibilidades de padecer asma o cáncer.


Comprueba que los cosméticos de tu bebé no tienen dietilhexiloftalato (DEHP), dibutilftalato (DBP), butilbenzilftalato (BBP), diisononilftalato (DINP), diisodeciloftalato (DIDP) o dinoctilftalato (DNOP).


Ingredientes artificiales o sintéticos

Los podrás encontrar en champús, pastas de dientes, jabones, limpiadores faciales, mascarillas… y son sustancias que colaboran en la eliminación del factor protector natural de la piel, lo que nos vuelve más vulnerables a irritaciones o alergias.

En los productos de cosmética los encontrarás como PEG (abreviatura de glicol polietileno) o en cualquier palabra acabada en eth (steareth, ceteareth o sodium laureth sulfate).



Fragancias artificiales

He leído que son sustancias bioacumulativas y que pueden provocar trastornos en los sistemas reproductor y endocrino y alergias o dolores de cabeza. Los podrás diferenciar dentro del listado como acetil hexametil, bromocinnamal o tonalide.



Talco

¡Atención con esta sustancia en los productos para tu bebé!, además de en tu maquillaje. También es utilizado como lubricante en los condones. Se ha investigado mucho sobre su relación con la aparición de cáncer genital femenino. Además, tapa los poros de la piel, impidiendo su respiración normal.


Fuente fotografía: http://www.sxc.hu

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada