jueves, 14 de febrero de 2013

IU lucha por el reconocimiento de la sensibilidad química como enfermedad


El responsable provincial del Área de Salud de IU LV-CA, Juan Manuel Arazola, muestra su satisfacción por la iniciativa que ha llevado a cabo Izquierda Unida en el Parlamento Europeo que ha reclamado a la Comisión Europea que la sensibilidad química múltiple y la hipersensibilidad electromagnética se reconozcan en los sistemas sanitarios de los países miembros de la Unión como enfermedades oficiales. Esta iniciativa la ha llevado a cabo el parlamentario europeo de Izquierda Unida, Willy Meyer, tras haber mantenido varios encuentros con la organización Altea-SQM que reivindica este reconocimiento y la defensa de los derechos de las personas afectadas por estas enfermedades y que trasladaron a Meyer la necesidad de tomar iniciativas en la Unión Europea al respecto.


Arazola destaca que el trabajo que están desarrollando Meyer y Altea “debe servir para que las personas que padecen estas enfermedades tengan la posibilidad de ser tratadas adecuadamente y de que puedan llevar a cabo una vida normal y saludable”.


En concreto, Willy Meyer se ha dirigido por escrito a la Dirección General de Sanidad y Consumo de la Comisión Europea para hacer que estas enfermedades se incluyan en la Clasificación Internacional de Enfermedades y en las respectivas listas de enfermedades profesionales que tiene cada estado miembro de la UE. En este sentido, Meyer explicó que “actualmente estos problemas de salud suelen ser negados y se llegan a diagnosticar como problemas psicológicos lo que provoca que los enfermos se encuentren en una situación de completa indefensión y doble sufrimiento, ya que además de padecerlas se ven tratados por los sistemas de salud públicos como enfermos mentales sin serlo”.


La sensibilidad química múltiple y la hipersensibilidad son enfermedades que aún no están recogidas como tales en la Organización Mundial de la Salud (OMS). No obstante, la comunidad científica está realizando descubrimientos y avances en su detección que pueden servir para que dejen de ser diagnosticadas como si fuera el síndrome de fatiga crónica, lo que sucede en muchos casos, y se puedan diagnosticar como las enfermedades de que se trata, tal y como Izquierda Unida ha reclamado


De este modo, las personas que padecen estas enfermedades podrían ser tratadas adecuadamente, como reivindica Altea, e incluso se podrían aplicar normas para hacer que no estén sometidas a los niveles de contaminación electromagnética y química que soportan actualmente y así se garantice el derecho a una vida saludable a toda la población.


Fuente: http://huelvaya.es/2013/02/10/iu-lucha-por-el-reconocimiento-de-la-sensibilidad-quimica-como-enfermedad/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada